La relación entre el estrés y los pensamientos tóxicos

Vioneth

estres, pensamientos toxicos

¿Alguna vez al presentarte para un examen se te quedó la mente en blanco por completo? Luego, cuando te calmaste y tus sistemas volvieron a la normalidad, de repente, como por arte de magia, recordaste todo lo que habías estudiado. Esto sucedió porque las sustancias químicas del estrés disminuyeron y los recuerdos literalmente saltaron a la superficie, y así tuviste acceso de nuevo a ellos. Este es sólo un ejemplo del efecto del desequilibrio en los niveles de cortisol en el cerebro y la relación entre el estrés y los pensamientos tóxicos. 

Tu y yo vivimos en un mundo acelerado, lleno de circunstancias y emociones estresantes. Sin embargo, podemos controlar la manera en que nos afecta el estrés. Cuando rompemos el ciclo de pensamiento tóxico, también podemos romper el hábito de absorber el estrés. El estrés tiene tres niveles. El primero es el estrés temporal. Este es el que se manifiesta con sudoración en las palmas de las manos, aceleración del ritmo cardíaco; esta es la clase de estrés que genera tener que pararse frente al público y enseñar una clase o dar un discurso. El segundo nivel del estrés se presenta cuando el estrés temporal no se libera después del corto estallido inicial y comienza a convertirse en dañino para nuestro sistema. El tercer nivel es el estrés crónico. Este se caracteriza porque los sistemas alcanzan el agotamiento debido al constante estado de alerta elevado. Estos niveles de estrés son científicamente significativos porque nos ilustran como un solo pensamiento tóxico causa reacciones extremas en muchos de nuestros sistemas. El estrés es dañino cuando lo provocan emociones negativas. ¿Sabías que existen consecuencias que pueden provenir de permitir que el estrés quede arraigado en la mente?

Déjame explicarte como es que esto sucede en el cerebro. El cortisol regula y apoya funciones en el corazón, el sistema inmunológico y el metabolismo. Sin embargo, cuando el nivel de cortisol aumenta debido al estrés y fluye en grandes cantidades por el cerebro, este hace que los recuerdos se reduzcan de forma temporal, y así impide accederlos. Tal es el caso del examen que mencioné al inicio de este artículo. Lo que sucede es que una vez que el cuerpo se encuentra en modo de estrés y fluye el cortisol en grandes cantidades por el cerebro, las dendritas se encogen hasta caerse. Las dendritas son esas prolongaciones como ramitas que salen del cuerpo de una neurona y que envían y reciben los impulsos electroquímicos en el cerebro. Esto origina un desequilibrio químico en el cerebro causado por el estrés. Y este desequilibrio químico a su vez puede causar problemas tales como: depresión, fobias, ataques de pánico, fatiga, letargo, agotamiento, insomnio, ansiedad, confusión, falta de creatividad y de memoria, dolores de cabeza y migrañas que tienen origen vascular, debido a la dilatación de los vasos sanguíneos en el cerebro. La Dra. Marian José Estapé dice que “cuando el cortisol se eleva de forma crónica pasa a comportarse como un agente tóxico”.  Así que el estrés solo se convierte en un problema serio cuando deja de ser temporal o cuando se ve activado por pensamientos tóxicos negativos. Estos pensamientos negativos están inducidos por el temor. La investigación científica muestra que el temor dispara más de mil cuatrocientas respuestas físicas y químicas. Esto activa más de treinta hormonas y neurotransmisores diferentes combinados, que dejan el cuerpo en un estado de frenesí. La Dra. Estapé, experta en el tema del cortisol dice que “el nivel de cortisol se eleva en circunstancias de miedo, tristeza o frustración y si la persona debido al estrés está intoxicada de cortisol, esta hormona toma el lugar de la serotonina o la dopamina en su sangre. Estas últimas son hormonas que favorecen el bienestar de la mente y el cuerpo de la persona”. 

Por lo anterior, las emociones y los pensamientos tóxicos son una combinación natural.  Así que, cuando arrasas con el pensamiento tóxico, las emociones tóxicas desaparecen también. Si la esfera de tus pensamientos es tóxica, seguramente tienes recuerdos tóxicos arraigados de manera física en las redes nerviosas de tu mente. Existe mucha investigación científica que apoya la importancia de prestarle atención a los pensamientos cuando se trata del estrés ya que los efectos para el cuerpo son nocivos. Las consecuencias o efectos del estrés pueden parecer abrumadores pero no te desanimes, en verdad es posible desintoxicar el cerebro y librarlo del estrés. 

En mi práctica como psicoterapeuta, desde hace unos meses utilizo el método Qilimbic para ayudar a las personas a manejar de mejor manera el estrés presente identificando aquellas ideas limitantes o pensamientos tóxicos que lo pudieran estar generando. A través del uso de la técnica del tapping, el reprocesamiento cerebral y técnicas cognitivo-conductuales he visto muy buenos resultados en el manejo de los pensamientos tóxicos que generan estrés. A través del método Qilimbic he podido ayudar a mis clientes a conectar la parte racional de su cerebro con la parte emocional. Me sorprende ver el crecimiento y la transformación que experimentan las personas que se deciden a buscar ayuda e iniciar un proceso. Si este es tu caso, no lo pienses más, date una oportunidad de vivir una vida más plena liberándote de esos pensamientos tóxicos que tanto daño te están causando. 

Vioneth Villatoro-Ramírez
Servicios de Consejería y Salud mental
Profesional Qilimbic

@Vioneth


 

09 marzo, 2020

Más artículos

Compártelo