Atrapados en la insuficiencia y el desamor

Pamela Ramírez

autoestima, insuficiencia, desamor

“No soy lo suficientemente bueno/a”. “No soy suficiente para nadie”. “Cualquier persona puede reemplazarme”. “Me siento poca cosa”. “No valgo nada”. “Todo lo que hago me sale mal”. “Soy un/a fracasado/a”. “No soy capaz de lograrlo”.

Si estos pensamientos aparecen comunmente en tu cabeza cuando te refieres a ti mismo/a, si solo eres capaz de ver tus defectos y te cuesta detectar tus virtudes, si constantemente te sientes como una persona defectuosa, imperfecta y pesimista, estás atrapado/a en la insuficiencia. Este sentimiento tan doloroso trae consigo la falta de valoración propia, falta de amor y falta de autocuidado, te cierra a relaciones sanas, a explorar tus herramientas y posibilidades, a sentirte amado/a y merecedor/a de una vida
plena.

La sensación de desvalorización o insuficiencia puede haber estado siempre contigo o puede surgir en diferentes etapas a partir de situaciones que lo despierten, y vuelvas a revivir memorias que se anclaron en él pasado.

Haber vivido una infancia dolorosa, traumas, maltrato, abandono, haberte sentido poco amado/a o inseguro/a en el entorno familiar, haber sufrido bullying en la etapa escolar o
adolescente, crecer en un entorno violento, recibir malos tratos, expresiones despectivas, frases que nos han dicho cuando niños/as como verdades: “eres tonto/a”, “no sirves para nada”,” haces todo mal”, “siempre te equivocas”, “eres feo/a”, etc., frases que se transformaron en etiquetas dolorosas. Todas esas experiencias van formando tu carácter,
provocando un gran desequilibrio en el concepto que tienes de ti mismo, afectando tu autoestima y tus relaciones interprersonales.

De estas experiencias traumáticas surgen creencias que quedan ancladas en tu inconsciente, las que hacen que sientas que esa es tu forma de ser y por ende “no eres merecedor/a de nada bueno”. A ese sentimiento se suma la culpa de hacer las cosas mal o sentirte responsable por cualquier cosa que ocurra en tu entorno, lo que a su vez te lleva a vivir comparándote con los demás desde un lugar doloroso y menoscabado volviendo a sentir que no vales, reforzando las creencias, armando de esa manera un círculo vicioso del cual cuesta muchísimo salir.



La forma en que viviste esas experiencias, como las interiorizaste, tus creencias y como vives en este círculo vicioso, marcarán la pauta de como te relacionarás con las personas y con tu entorno.

Para romper este ciclo y dejar de estar atrapados en la insuficiencia, es fundamental liberar esas memorias y cargas emocionales, y para esto debes estar dispuesto/a a
trabajar en tus etapas infantiles, en las creencias y permitirte salir de tu “Zona de Confort”.

Al trabajar las memorias del pasado podrás comenzar poco a poco un camino de liberación, autodescubrimiento, tomando consciencia de ti mismo, cambiando de perspectiva para mirarte con más amor, abriéndote a la aceptación de ser tu mismo/a con lo bueno y lo no tan bueno que habita en ti. Recién en ese momento serás capaz de relacionarte de una manera sana con los demás, reconociendo lo que disfrutas y quieres para ti, permitiéndote elegir lo que te hace bien y recuperando tu confianza y autoestima, empezando a ser el dueño de tu propia vida.

Yo he estado atrapada en la insuficiencia en varios contextos en mi vida y en distintas etapas, al vivir mi proceso con Qilimbic he podido comprender tanto de mi misma y al
liberarme he podido trascender todos esos temas sintiendo un antes y un después que solo podrás reconocer con Qilimbic.

Hacer un Proceso Terapéutico con Qilimbic es un viaje a las diferentes etapas de tu vida. Conectarás con tu niño/a, con tu ego, con tu historia familiar, con las diferentes partes de
ti, para soltar todo ese peso y dolor desde el origen, entrar en coherencia contigo desde el amor, encontrando tus recursos, reconociéndote y dirigiéndote hacia una nueva forma de ver la vida, siendo fiel a ti mismo y/a conectado con todo lo demás.

¡Atrévete a salir del dolor para tomar todo tu potencial y amarte completa y profundamente!!


Pamela Ramírez R.
Terapeuta Master Qilimbic

pamelaram@gmail.com
@Pamela



 

15 marzo, 2020

Más artículos

Compártelo