Enojo en la cuarentena

Vioneth Villatoro-Ramírez

enojo

Lamentablemente, en este tiempo de cuarentena hay muchas familias que están viviendo en un estado de ansiedad permanente. Ansiedad por lo que viven en casa, pero también por lo que leen y escuchan. Ansiedad por lo que pasa adentro y afuera. Ansiedad por cómo están ellos y cómo están sus familiares. Ansiedad por no poder ir a hacer las compras del supermercado, etc. Muchas familias también están experimentando ansiedad porque están empezando a pensar qué va a pasar cuando termine la cuarentena. ¿Qué pasará con el trabajo? ¿Tendremos para pagar las cuentas? Sin embargo, hay otras familias que están empezando a tener problemas en casa, problemas de pareja y problemas con los hijos. Son muchas las emociones con las que estamos lidiando en este tiempo. El enojo y la frustración son de las que más he estado escuchando.

Y esto porque ahora que están todos juntos en casa, los quehaceres se han aumentado; no me dejarán mentir que hay más que cocinar, más que limpiar, más que guardar, etc. Pero, resulta que en muchos casos todo el quehacer parece que está recayendo sobre una sola persona. Esto podría ser porque normalmente tienen una trabajadora que hace esto para todos. También, podría ser porque no se ha enseñado a los hijos y al esposo a colaborar. Entonces, en esta situación, resulta que una sola persona está cargando con todo el qué hacer. “Alguien lo tiene que hacer”, me expresó una señora en estos días. La realidad es que he estado leyendo mensajes que me han enviado algunas madres diciendo que ya no saben como manejar esta situación y que ya se están cansando. He sabido de hogares donde los pleitos y las griterías son constantes y por más fuerte que griten, tristemente, esto no se solucionará. Al contrario, si esto no se aprende a manejar, la mamá o alguien más van a terminar enfermos por causa del enojo y frustración constantes. Ya lo dijo Mark Twain: “El enojo es un ácido que puede hacer más daño al recipiente en el que se almacena que a cualquier cosa en la que se vierte”.

Y es que, el enojo es una emoción básica que forma parte del ser humano, muchas personas creen que el enojo es una emoción mala pero no es así.  Cada emoción nos es útil para algo y el enojo no es la excepción. El enojo es un indicativo de que algo en nuestro ambiente o dentro de nosotros requiere de atención y cambios. 

De hecho todos sentimos enojo. Todos experimentamos esta emoción. Lo negativo no reside en sentir o no  enojo, sino en lo que hacemos cuando nos enojamos. 

Ya lo dijo alguien: "Todos pueden sentir enojo, eso es fácil. Pero sentir enojo con la persona adecuada, en el nivel correcto, en el momento justo, por un motivo justificado y de la manera adecuada, eso no es fácil¨. 

Por todo lo anterior, quiero compartir contigo que la mente juega un papel muy importante desde el inicio del enojo. Por ejemplo, si una esposa le pide a su esposo que lave los trastos mientras ella atiende a los niños, y después de una hora, el lavatrastos está igual, los trastos siguen allí sucios, ella podría llegar a pensar: Si le importara, hubiera lavado los trastos. El sabe cuanto significa esto para mi. No pido mucho. ¿Qué estuvo haciendo para que no hiciera lo que le pedí? Seguramente lo que él quería hacer. Qué egoísta!! Por su lado, el esposo está pensando internamente: ¨¡Mira todas las otras cosas que estuve haciendo! Saqué la basura e hice los pagos de las facturas por internet. ¿Qué más quiere? Como puedes notar, estos esposos están experimentando fuertes emociones negativas en su mente. Recuerda que todo empieza por un pensamiento. Los pensamientos mueven las emociones y luego estas dirigen las conductas. 

Por eso, inmediatamente al pensamiento, notamos que el cuerpo también participa en la experiencia del enojo. El sistema nervioso autónomo del cuerpo ¨pone a fluir la adrenalina¨. Dependiendo del nivel del enojo, podrían también ocurrir síntomas físicos debido a la liberación de sustancias químicas que producen en las personas la reacción, tensión, incitación y exacerbación del enojo, y a su vez alteran el ritmo cardíaco, la presión sanguínea, la función pulmonar y la actividad del tracto digestivo. Por eso, en algunas ocasiones que nos enojamos podemos sentir el rostro sonrojado, el estómago revuelto y los puños apretados fuertemente.

Estos cambios fisiológicos son los que dan a las personas la sensación de estar abrumadas por el enojo y de ser incapaces de controlarlo. Es así como el enojo luego se traspasa a acciones o conductas tales como sacudir a alguien, tirar cosas, rabietas o berrinches, patear cosas, escribir con furia un correo electrónico. 

Tu y yo no podemos controlar las reacciones de nuestro cuerpo; sin embargo, podemos controlar nuestra respuesta mental ante el enojo. ¿Sabías que muchas de esas ideas, en la mente, que detonan el enojo vienen de situaciones emocionales no resueltas? Emociones que han sido lastimadas y han continuado sin sanar a lo largo de la vida de la persona. Emociones que necesitan ser tratadas. Es un proceso complejo que requiere determinación y compromiso por parte de la persona. Sin embargo, darse la oportunidad de pasar por el proceso le cambia la vida a quien ha venido luchando con estallidos de enojo sin saber cómo ni por qué no puede controlarlos.  El método Qilímbic te ayuda a liberar tu sistema límbico de impactos que te hacen funcionar en piloto automático. Además, te ayuda a liberar tu sistema energético de toda la tensión que te acompaña. Así de literal puedo decirlo. Lo veo a diario en mi práctica privada de psicoterapeuta. Poder acompañar a personas en su proceso de liberación emocional es un regalo del cielo para mi como profesional y podría serlo para ti que batallas con el enojo. 

Quizá este tiempo de cuarentena podría ser una oportunidad para mirar hacia dentro de ti y descubrir que ya es tiempo de dejar de sufrir. Regálate la oportunidad de pasar por un proceso, al igual que yo, hay muchos otros profesionales Qilimbic dispuestos a caminar contigo. Lo importante es que des el primer paso de buscar ayuda. Este tiempo pasará, la cuarentena terminará. ¿Y tu? ¿Cómo saldrás de ella? ¿Serás la misma persona o saldrá siendo una mejor versión de ti? De ti depende. 

En mi canal de YouTube: “Servicios de consejería” puedes encontrar toda una serie sobre el enojo. Búscala. Espero sea de ayuda para ti en el manejo del enojo. Aquí te dejo el link de uno de los videos. 

https://youtu.be/Ni_vscwcdqE

Vioneth Villatoro-Ramírez
Servicios de Consejería y Salud mental

Profesional Qilimbic
@Vioneth

 

17 mayo, 2020

Más artículos

Compártelo