Patrones, creencias y el poder de la consciencia

Asun Gómez

autoestima, creencias, herencia emocional

Se habla mucho de si nuestros actos son conscientes o inconscientes.

Pues bien, un 90% es inconsciente...

Una mayoría de las funciones fisiológicas son inconscientes, al igual que las de conducta, que reaccionan por medio de patrones aprendidos que  se graban por repetición en el subconsciente y luego acaban saliendo de forma automática.

Una gran parte de la conducta de los seres humanos se aprende con la interacción de la sociedad con la que crecemos y desarrollamos.  Estos sectores son principalmente la familia en los primeros años de vida, y los centros educativos a partir de los tres años cuando salimos y nos integramos a la sociedad, aquí empezamos a aprender de los demás niños y profesores que nos transmiten sus pautas de comportamientos para ir formando nuestras reacciones y estímulos ante el medio.

Aun así, todavía nos queda otra parte transmitida por nuestros antepasados o ancestros que llevamos activa en nuestro código genético emocional. Podemos arrastrar una herencia emocional hasta cuatro generaciones anteriores, demostrado científicamente, aunque sin demostrar se tiene la creencia de que son más generaciones. Si nuestros familiares antepasados habían experimentado emociones que no fueron liberadas, como miedo, dolor, sufrimiento, ansiedad, tristeza, provocadas por un choque emocional fuerte, estas se transmiten hasta que alguien logra reconocer el problema y cortar el patrón, liberándose de las mismas mediante el trabajo personal.

Ahora bien, cuando nos preguntamos ¿Qué porcentaje tenemos de cada una de estas cosas? La respuesta es incierta. Cada uno responde a valores distintos en función de sus características y las de sus antepasados, lo que es cierto es que aunque los patrones mencionados anteriormente pueden ayudar o estorbar a nuestro desarrollo, nosotros somos responsables de la mayoría de las cosas que nos suceden para bien o para mal. Tenemos que saber gestionarlas y solucionarlas o hacerlas fluir.

Y si es así ¿Cómo reafirmo los patrones que me ayudan y cómo transformo los que me estorban y no me permiten avanzar y mantener mi camino de evolución? Es muy importante identificar:
  • Cómo me siento con mi vida y conmigo mismo, qué reacciones tengo frente a las adversidades.
  • Cómo es mi personalidad conformada por mis patrones  y mis creencias, cómo me afectan en mi día a día.
Para ello tengo que escucharme, no desde fuera, desde lo que la sociedad, la familia o los amigos dicen. Vamos a empezar a escuchar y a trabajar ese niño, desde mi niño interior; todo lo que vivimos en la infancia se queda grabado en nuestro subconsciente. La mente consciente todavía no se ha formado, aún no sabemos quiénes somos y es por ello que los problemas de mamá, la debilidad de papá, la carga de la sociedad… son lo que nos definen. 

Después de escuchar a nuestro niño interior, escucharemos a nuestro adulto. Aquel adulto que puede hacerse cargo de ese niño vulnerable que necesita protección ¿Este adulto puede ser lo que quiere ser y como quiere ser desde el adulto que es hoy? 

Una de las bases más importantes para desarrollar la respuesta a esta pegunta es la consciencia. Para ser consciente tengo que poner el foco en lo que quiero, y a partir de ahí trabajar conmigo, si soy consciente me puede costar más o menos, pero sé hacia dónde me quiero dirigir, conozco el problema, y por lo tanto, puedo encontrar una solución. 

¡Ahora bien! Nuestros propios medos para conseguirlo son infinitos, el problema es que no nos han enseñado a hacer uso de ellos. Hay personas más propensas a desarrollar sus propias técnicas y otras que necesitan ayuda profesional para guiar y construir sus propios recursos. El trabajo personal para conseguir una plenitud interior que se refleje en el exterior, se trata de liberar y transformar desde ese niño hasta ese adulto, lo que tú quieres ser con tus propios patrones, y no importa si lo consigues solo o necesitas ayuda de un profesional preparado  y formado. Importa que seas consciente de que quieres y lo vas a conseguir. 



Asunción Gómez
Psicoterapeuta Master Qilimbic®

@asunción

 

02 junio, 2020

Más artículos

Compártelo