La carencia y la abundancia

Asun Gómez

crecimiento personal, autoconocimiento

Si queremos evolucionar, tenemos que dejar atrás la mente humana con las angustias y preocupaciones que nos hacen sentir ansiosos o paralizados.

Para crecer y experimentar felicidad y empoderamiento vamos a ver qué posibilidades tenemos y cómo podemos transmutar y reprogramar nuestra mente, ya que esta se siente dirigida por el Ego que nos resguarda y protege en nuestra supervivencia, pero… tenemos que ver si en estos momentos de nuestra vida nos deja avanzar o nos retiene.

¿Para qué creéis que estamos en este planeta para sufrir o para ser felices?

Pues sí,  hemos venido para ser felices aunque tengamos momentos de incertidumbre y toma de decisiones difíciles. Esto forma parte de nuestra evolución, necesitamos conocer el negro, para poder buscar el blanco. Como ya dije en otras ocasiones, vivimos en el planeta de las emociones, de la dualidad y de nuestro propio albedrío.

Estamos en tiempos de incertidumbre y cambios profundos en una multitud de sistemas, también en el nuestro propio, en el que salir de nuestra zona de confort y la toma de decisiones es fundamental.

Pero ¿Cómo ha sido la forma en la que hemos vivido y comenzado a desarrollar nuestras creencias hasta estos tiempos presentes?


Empezamos desde pequeños, aquí tiene inicio nuestro condicionamiento  mental y nuestra forma de ver la vida, no vamos a ir más atrás aunque podríamos y sería muy interesante, con la rivalidad hacia nuestros semejantes intentando ser los mejores para tener más cosas que los demás niños.


La mayoría de recursos en los que nos movemos son limitantes, en los que necesito tener y acumular, no crear, pues estamos establecidos dentro de unos parámetros impuestos por los padres, la familia, los amigos, la sociedad, las instituciones… y lo consigues tú o lo consigo yo, porque nuestras creencias son de carencia y escasez, por lo que crecemos en una competición constante para ganar y acumular. Y esto aunque parece que nos da seguridad, es momentáneo y reducido.

No hemos aprendido que el humano tiene un ingenio ilimitado con grandes recursos, y que este ingenio también se puede usar para compartir y crear abundancia con nuestros semejantes. Tenemos que ingeniar en unión como generar entre todos, aquí es donde creamos nuestra seguridad a largo plazo.

¿Qué emociones se activan en la creencia de escasez?


Pues como habréis podido sentir, puesto que todos hemos estado alguna  o varias veces en esta situación, pueden ser preocupación, ansiedad, angustia, miedo, celos, rabia etc.

Ahora bien, ¿qué parte de lo que vivo es realidad y que parte es creada por mi cerebro?

El 80% de mi realidad la crea el cerebro, tan solo el 20% es visual. Llegamos a tal nivel de estrés y preocupación que la mayoría de las conductas en el mundo occidental son debidas al miedo y la incertidumbre en el que vive la persona.


Con este miedo constante nuestro Sistema Parasimpático, que es el que se encarga de nuestra salud, se queda sin energía y esta va dirigida al Sistema Simpático, este sistema está siempre alerta debido al miedo.

Estamos en tiempos de cambios. Todos los cambios producen movimiento y adaptación ¡Es una necesidad, abrirnos a la abundancia y transformar esas creencias de carencia!

¿Cómo podemos hacer esto?

Esto, es posible con autoconocimiento y actitud mental consciente.

Si queremos ser felices, tenemos que cambiar estas creencias de limitación y carencia. Tenemos que integrar  en nosotros que el universo es abundante, creativo, vivo y en constante creación de recursos para todos nosotros. No hemos venido a sufrir, ¡no!, esa no tiene que ser nuestra forma de vida, nuestra forma de vida tiene que ser salir de la zona de confort, caminar todos en la misma dirección que la abundancia de recursos, prepararnos para superar retos y, lo más importante, centrarnos en la cooperación del grupo. Esto nos dará seguridad, somos seres individuales y únicos, pero como todos los mamíferos necesitamos de nuestro colectivo, tenemos que saber pedir ayuda y saber ayudar. Con ilusión, serenidad y confianza yo puedo realizar cualquier cambio o transformación, pero ante todo consciencia, así y de esta forma vamos creando nuevas neuronas de la felicidad.

Sé que todos queremos y necesitamos para nuestra supervivencia ser felices.

Si por ti mismo puedes conseguirlo hazlo, trabajar en ello y en ti mismo es una prioridad. Si no puedes, pide ayuda a un profesional. También es muy importante que ese profesional haya podido transitar al menos parte de ese camino, su experiencia personal puede ser un Plus maravilloso.

Deja atrás tus creencias y patrones de carencia y recreate en la abundancia, somos abundantes y creativos, por eso tienes que crear la abundancia y la felicidad en tu vida tú mismo y por ti mismo.

Se feliz.



Asunción Gómez
Psicoterapeuta Master Qilimbic®

@asunción

 

10 julio, 2020

Más artículos

Compártelo