Yo soy mi propio desafío

Claudia Pavas

Qilimbic, Avanzar, Reto

Cuando has tenido una infancia difícil, no es raro que en tu adultez tengas bastantes tropiezos y situaciones reiterativas que no logras comprender, solo hasta que llegas a ese punto de quiebre donde decides hacerte cargo y dar un giro total, estas agotado de vivir de esta manera.

Que puedo decir, más que en el incesante flujo de la vida yo también me he hallado en mi punto de quiebre, perdida en algunos momentos, y en dichos momentos puedo entrar en un bucle y sentir que ha sido casi siempre cuando viene la tormenta y con ella los cambios, es allí donde me convierto en mi propio desafío. Sin embargo, me he dado cuenta, también, que mientras tenga un propósito claro puedo hallarme estable y feliz, llegar a esa estabilidad es todo un reto.

El desafío más grande del ser humano no se encuentra afuera, se encuentra dentro de si mismo y adentrarse en esa caverna profunda y oscura no es fácil, ten claro, cuando das el primer paso ya no hay vuelta atrás, tu vida jamás volverá a ser de la misma forma o por lo menos veras de forma diferente lo que ahora tienes, lo que ahora vives.

Decidir ser mi propio desafío fue reconocer que mi entorno es parte de mí, y el exterior es un reflejo de lo que he creado  y co-creado con quienes me rodean, si de verdad quiero cambiar algo afuera, primero debo ir adentro.

Para ir en un viaje hacia adentro, en principio no se necesita mucho equipo, tal vez, solo un par de batallas perdidas, de pronto un corazón roto, una experiencia laboral horrible que te de ese “empujoncito” para reconocerte, y aunque sea por un instante verte desde afuera de la caja, observarte y darte cuenta que definitivamente esta versión de ti necesita un par de ajustes, o tal vez una docena, como en mi caso, si lo ves así, tal vez podamos formar un club 😉.

Una vez emprendido el viaje, sabrás que algunas de las herramientas que traías de fabrica se quedan cortas, o como en mi caso, no las traías. Ahora inicias una nueva búsqueda, pasaras por diversos caminos, como religiones varias y alguna será “la verdadera” por un tiempo, luego vendrán más libros, yoga, meditación, reiki, saltaras del psicólogo al PNL y posiblemente al coaching, hasta que encuentres alguna que integre varias como Qilimbic y allí encuentres algo integro y efectivo mientras sigues navegando en ese mar de piezas tuyas, recogiendo y reconstruyendo tu nuevo ser, ahora vas acompañado y estas sostenido.

No es fácil desafiarse a si mismo, no es fácil buscar tu mejor versión, lo que sí puedo decir por experiencia es que es muy valioso cada avance, creces en cada descubrir, te alivianas en cada paso y empiezas realmente a vivir agradecido con la vida porque no has viajado solo, disfrutas del momento presente mientras construyes tu futuro hacia el propósito que muestra tu esencia.

¿Qué tal si, te conviertes en tu propio desafío?


Claudia Pavas
Profesional Qilimbic

@pavasclaudia

 

02 octubre, 2020

Más artículos

Compártelo