Evasión

Laura Sánchez

Evasión, Qilimbic, Transformación

Una sensación de nostalgia profunda, como si en otro momento, que no recuerdas, todo hubiese sido armonía y fluidez con la vida, esa sensación de desconexión, que no sabes de que ni porque te lleva a evadirte de tu entorno, de tu realidad, de ti mismo, sensación de no pertenecer, como si ni siquiera fueses de este planeta, un sentimiento profundo con el que intentas convivir desde el silencio, el que nunca expresas por no entender el porqué de tanto dolor y sufrimiento, y tu único pensamiento es ser etéreo.

Durante muchos años, mi único deseo era ser viento, convertirme en ese viento despreocupado que se deja llevar por las corrientes, sin rumbo, sin tener que pensar en nada, ser etérea y flotar acariciando todo a mi alrededor, ser parte de todo y no ser nada, libre de todas las cargas llevadas, sintiéndome como un alma vieja, cansada de seguir experimentando puesto que ya no le encontraba sentido a estar aquí, con una mente tortuosa que sólo me hacía dar vueltas y vueltas sin llegar a nada, y todo eso ¿para qué? 

Qilimbic me ha enseñado a observar desde otro lugar, fuera de ese drama mental, pudiendo ver que si hay un sentido para ese dolor; esas vivencias son las que me han impulsado a avanzar en mi camino, a entender a otros, a conectar con sus emociones pudiendo ayudarles en su camino; que ese dolor es un aprendizaje que no hubiese podido tener de otra manera. Lo importante que es estar enraizado aquí y ahora en plena consciencia para poder avanzar, sino tu vida se vuelve una especie de limbo, perdida, ausente de tus emociones y tu realidad; se vuelve vacía sin poder soltar ese peso del que te evades. Al tomar conciencia asumes tu realidad, haciéndote cargo de ella, de ese proceso que es la vida, responsabilizándote de tus decisiones y tus emociones. Tú decides si atraviesas esos obstáculos o te quedas frente a ellos evadiéndote, sin avanzar.

Qilimbic te ayuda en ese proceso, acompañándote a traspasar esos muros, pudiendo soltar esas cargas y después poder fluir como el viento, conectándote con tu verdadera esencia, despertando de ese limbo en el que vives, un espejismo de lo que te gustaría ser.

Ahora me permito sentirme como esa gota de rocío en la mañana, sintiendo como el calor del sol la va deshaciendo, dejándose caer sin apegarse a la hoja, deslizándose sin saber que hay después, sabiendo que solo al confiar se podrá transformar.



Laura Sánchez

Profesional Qilimbic


 

12 octubre, 2020

Más artículos

Compártelo