¿Sabes por qué sufrimos?

Claudia Pavas

Juzgar, Reflejar, Sufrir

Desde mi experiencia de autosanación y recorrido por diversos cursos de crecimiento personal, terapias, etc. Y en conclusión hasta ahora, sufrimos porque suponemos constantemente.

¿Han notado como algunas personas aun en difíciles situaciones, condición económica o de salud siguen siendo felices?  Tal vez ellos encontraron como diferenciar entre un dolor y un sufrimiento. Me duele cuando algo me pasa, una experiencia poco agradable, sufro cuando convierto esa experiencia en un reiterativo pensamiento de dolor en mi mente.

Sobre lo que suponemos nos tomamos personal cualquier cosa que nos digan, y al tomarlo personal sufrimos, porque nuevamente sobre ese pensamiento suponemos que nos hicieron o quieren hacernos daño y es normal, esto hace parte de las creencias ya rancias en nuestra mente, sí, esas que nos hacen creer que somos sólo esos pensamientos dando vueltas en el cerebro.

Entonces desde allí, desde esas creencias, calificamos de bueno o malo, “juzgamos de vuelta para defendernos" así el otro no se percatará de nuestra vulnerabilidad, de lo que yo no logro ver ni comprender en mí mismo, Y así entramos en un eterno bucle, esta es una de las razones por las que este planeta esta como está, como seres únicos vivimos reflejando y replicando una y otra vez nuestro pensamiento eterno de calificación, juicio y suposición unos contra otros.

Y no, no es que haya personas delicadas a la palabra, susceptibles, con baja autoestima o exceso de la misma, no, sólo existen seres humanos que llevan las creencias, suposiciones, calificaciones y juicios tan presentes todo el tiempo, que cualquier viento les hace sufrir, desvalorizarse, enjuiciarse y auto-exigirse fuertemente, haciéndose mucho daño, este bucle vive a flor de piel.

Mientras el aprendizaje sucede es de suma importancia el ser comprensivos con el otro, de suma importancia el observarse, principalmente con sentido del humor y con mucho amor aplicar siempre al cambio, existen múltiples herramientas para eso.

Si voy a suponer, calificar y juzgar que sirva mejor para reflexionar y evolucionar, de ahí el dicho “las personas hacen y dicen cosas, y tú solo tú decides que tanto te afectan y de qué forma lo asumes”.

Comprender que a través del otro me encuentro, que el otro puede ser el reflejo de lo pendiente por trabajar en mí mismo, que el otro puede ser el espejo que muestra desde mis traumas de la infancia hasta patrones o comportamientos que antes no había observado en mí, me ayuda a ser más compasivo con el otro, Ahora, reconociendo y trabajando estos aspectos, me pueden servir de base para ser mejor humano y desde esa orilla reflejarme de manera amorosa al resto del planeta, lo requerimos urgentemente.

Te invito a ser un espejo amoroso para los otros, al final somos todos, somos uno.



Claudia Pavas
Profesional Qilimbic

@pavasclaudia


08 febrero, 2021

Más artículos

Compártelo