El amor

Laura Sánchez

Qilimbic, Amor

El amor es una sensación que invade todo tu ser, tan fuerte y tan grande que cuando sientes su inmensidad has de abrir los brazos y respirar profundo para darle espacio, sintiendo como tu ser se expande, como si un Big Bang se generara en tu microcosmos interior proyectándose hacia afuera en una nueva realidad. Cambiando tu mirada, la percepción de ti mismo y de todo lo que te rodea, haciendo crecer tu corazón, llenándose de paz, plenitud y satisfacción, observando hasta el más mínimo detalle, pues desde ese estado todo es significante, grandioso, mágico.

El aroma de una delicada flor, la abejita con sus patitas llenas de polen, la hormiga ayudada por su compañera para transportar alimento, el canto de un pájaro, un majestuoso árbol y el arbolito que hay a su lado esforzándose por crecer, ya sea grande o pequeño todo es importante y hermoso, haciendo que todo cobre sentido, llenándote de vida como una preciosa planta enraizada a la tierra, como la savia de la vida recorre tus venas nutriéndote, bañada por la calidez del sol, calmando tu sed con la dulce lluvia y dejándote mecer por una delicada brisa que expande tu aroma más allá de la conciencia, sintiendo que formas parte de todo y todo forma parte de ti, esbozándose una bella sonrisa en tu rostro como un nuevo amanecer que resurge en ti.

Entonces ¿por qué el amor nos suele avergonzar? como decir te quiero a otra persona porque lo sientes en tu interior y lo quieres expresar, al igual que recibir ese te quiero, un gesto, una caricia, un abrazo, nos incomoda, podemos sentir miedo, rechazo, vergüenza, confusión o pensar que tendrá un precio.

El amor nos conecta con el todo, siendo maravillosa la sensación de sentirte en casa, arropada por esa embriagadora sensación de estar en el lugar y en el momento perfecto estés donde estés, el amor te ancla al presente.

¿Por qué nos protegemos de ello? relacionamos el amor con el dolor, nos abre a una vulnerabilidad extrema, nos sentimos tan expuestos qué ponemos barreras impidiendo que se adentre en nuestro ser viviendo a medias, porque en alguna ocasión, sentimos que nuestra vulnerabilidad fue atacada, sintiendo dolor; el dolor nos lleva a la separación de uno mismo y de los demás.

Qilimbic te acompaña de forma cálida y respetuosa sanando esas heridas, pudiendo recuperar la fuerza de tu corazón, volviendo a sentir el amor sin barreras, abriéndote a confiar, dejando que el amor entre en ti, expandiéndose por todo tu cuerpo, volviendo a estar completo, saliendo de la separación para ir a la integración, viviendo de forma plena, en conexión con la totalidad de tu ser.



Laura Sánchez
Profesional Qilimbic


04 julio, 2021

Más artículos

Compártelo